Revista Calderón - Page 76


 Reportera: ¿Cuál es tu estación favorita para fotografiar? Carlos: La próxima exposición que voy a hacer, que no sé si será en Palencia o en Salamanca, se va a titular “Las cuatro estaciones” y como este año es mi último año en el instituto, me jubilo, igual la hago aquí, en el instituto, pero no lo tengo claro. Lo que quiere decir que doy a entender que las cuatro estaciones son magníficas para fotografiarlas. Y luego, sobre todo, me gustan las madrugadas y las puestas de sol (N. del A.: anocheceres), es la mejor hora para hacer fotos. Y también que haya nubes, la mayoría de mis fotos, si las veis, tienen nubes; por ejemplo, como en esa de allí (señala a una de las fotos de su despacho), tuve que estar pendiente del rayito de sol diera en el palomar. Reportera: ¿Tienes algún familiar que se dedique a esto? Carlos: Pues sí, tengo un hermano mayor, que también se dedicaba a ello, pero ahora lo ha dejado; pero es algo artístico, no somos profesionales. Reportera: Pero es un hobby que casi se puede decir que sois profesionales... Carlos: No, el ser profesional es que vives de ello, y por ejemplo, tienes la exposición de Zamora, con ciento veinte fotos, pero no las vendemos. Como son fotos de palomares de pueblo y son expuestas en un pueblo, solo vienen los dueños de los palomares. Una anécdota fue que un señor de ochenta y nueve años se quejó porque no habíamos fotografiado su palomar y se estaba un poco triste; pero a los quince días, fuimos a su casa y le dimos la foto. Era de un pueblo de Zamora, Villarrín de Campos, que para mí es el corazón de los palomares, porque tiene muchos, tiene unos cincuenta.