Revista Calderón - Page 46

encontraba muy excitada con la situación, se alarma al ver esos objetos pues todos ellos pertenecían a su difunta madre; se horroriza aún más cuando Fernando descubre en una alacena un mantón tiznado de sangre, también de su madre, y un cuchillo