Revista Calderón - Page 37

Terminada   la   vista,   visitamos   el   tribunal   con   un   guía   que   nos   fue   comentando   lo   más   representativo  y  las    historias  de  las  salas  que  íbamos  viendo.   El   tribunal   supremo,   de   estilo   rococó,   se   asienta   en   lo   que   fue   el     convento   de   las   Salesas   Reales,  fu ndado  por  Barbará  de  Braganza,  mujer  de  Fernando  VI.     Cuenta  con  cinco  salas  que  son  salas:   • • • • • Sala  Primera,  de  lo  civil.   Sala  segunda,  de  lo  penal   Sala  tercera,  de  los  contencioso-­‐administrativo   Sala  cuarta,  de  lo  social   Sala  quinta,  de  lo  militar.     En  el  centro  tiene  un  claustro  jardín,  además  han  haya   añadido  un  mini  museo  con  toda  la   indumentaria  de  los  jueces  y  magistrados  del  tribulan:  togas,  toisón  de  oro,  puñetas,  retratos   del  rey,  ejemplares  de  todas  las  constituciones  españolas.  El  resto  de  las  salas  cuentan  con   cuadros,  sillerías,  lámparas,  pinturas,  etc.  que  llaman  la  atención  por  su  riqueza  y  colorido.   La   visita   mereció   la   pena   tanto   por   el   juicio,   que   aunque   un   poco   lioso   y   largo,   planteo   muchas  dudas  -­‐  quedo  patente  lo  difícil  que  es  demostrar  los  hechos-­‐,  como  por  la  visita  al   edificio.