Memorias en escarlata - Page 25

UN FUTURO POR DELANTE

Podría empezar echándome flores, alardeando de lo que soy hoy, pero entonces esto no tendría sentido. Ese no sería mi propósito en la vida.

Me llamo Richard Langdon, y mi nombre no es muy conocido, pero porque tampoco fue mi intención. A mis 30 años he pasado por cosas, he visto y he soportado tantas… Y aquí estoy, siendo dueño y director ejecutivo de Langdon Technologies ®, la empresa más avanzada en AI (Inteligencia Artificial).

He dado muchas conferencias, he ido a muchas universidades y a otros sitios y, no me sorprende ninguna de cada una de vuestras caras al verme por primera vez. Sé que parezco un robot humanoide más que un humano robotizado. Una de las cosas que vais a aprender hoy es a no juzgar un libro por su portada y la otra es a ver que todo el mundo tiene un propósito en la vida, y si no, es porque aún no te ha llegado el momento de descubrirlo. Y sin más, a rallarse la cabeza un rato (-¡hahaha! ¡hahaha![...])

He ido siempre dos cursos más adelantado que el resto, y a los 22 acabé mis estudios sacándome la carrera de ingeniería en robótica, o eso pensaba. Desgraciadamente un accidente de moto me costó perder un brazo. Estuve dos años yendo a un psicólogo, apoyo familiar y social no hacían mucho… Necesitaba convencerme a mí mismo de algo.

La gente dice: “¿Un brazo? A ver, es difícil, pero se puede superar”, “te adaptas” etc.

Pero un día, yo me pregunté algo que la mayoría pasamos por alto, ya que damos gracias por seguir vivos después de esta horrible experiencia, una pregunta me hizo averiguar de qué necesitaba convencerme, algo fallaba en mi vida, y esa pregunta fue: ¿Y por qué?

-¿Ya está? ¿Sólo con eso su vida cambió?- dijo un estudiante presente en aquel momento.