martin patricio barrios | blanco. Yamal, el fin del mundo - Page 144

El animal está con las patas para arriba, despellejado. Siempre me impresionaron los ojos de los animales despellejados. Yo también tengo un poco de hielo en las narices. El animal con las patas para arriba y sin pellejo recién estaba vivo. La carne expuesta me va a alimentar como los líquenes la alimentaron. Voy a comer la carne del animal tirado en la nieve con las patas para arriba. Mientras trago el vodka mezclado con restos de sangre del animal que se me coagulan entre los dientes, me acuerdo de aquello del Juan: «todo lo que se pudre en ternura dará...» y también de L’étranger, que siempre me parece una estupidez.