martin patricio barrios | blanco. Yamal, el fin del mundo - Page 13

500 kilómetros al norte de Yar-Sale, península de Yamal, Territorio Autónomo de Yamalia-Nenestia, Federación Rusa febrero de 2015 Me miró con los ojos un poco extraviados. «No me puede poner en foco por el vodka», pensé, y soltó de entre los dientes pastosos en un inglés trabado en labios, paladar y lengua entrenados para sonidos eslavos: «¿Qué significan estas personitas simpáticas, con vestidos raros y con animalitos divertidos frente a los billones de euros de los negocios del gas?». Seguimos fumando en silencio, ahogados en el hedor de nuestros cuerpos mugrientos, de ollas tiznadas, de perros que disputan eternamente un espacio frente al fuego, en la penumbra de ensueño, en el silencio exuberante de la mujer eternamente sentada de espaldas a la cocina. «Nada», me dije y me tiré sobre los cueros con los ojos vidriosos a 16.642 km en línea recta de donde vos estarías contando los días.