martin patricio barrios | blanco. Yamal, el fin del mundo - Page 126

Se ríen. Sin pudor, sin culpa se ríen. Gritan cosas y se ríen gritando cosas y yo sé que se ríen de mí. Yo no me río ni grito, los miro con cara de culo, pongo cara de culo y los miro reírse a los gritos, los miro de a uno. Después lo miro a Dima, me sonrío un poco, con cara de culo y le digo: «Dima ¿de qué mierda se ríen?». Dima se ríe y me dice, señalando el cuchillo que me regaló Florencia: «Cuchillo de turista». Y los demás repiten a los gritos «Tourist knife, tourist knife». La mañana que preparaba las cosas para irme busqué el cuchillo por todos lados. Estaba entre las cosas de Roman. Salí con el cuchillo en la mano, me paré al lado de Roman. «Tourist knife, chino puto», le dije sacudiendo el cuchillo. Roman soltó la carcajada pero las quemaduras de la cara se le pusieron un poco rojas, como las mejillas de un bebé gigantesco.