martin patricio barrios | blanco. Yamal, el fin del mundo - Page 120

Ah, las fosas de tus narices. Las fosas enormes de tus narices ¿se llevarían el aire frío y lo calentarían en tu cuerpo para devolvernos un poco de tibieza? ¿Podrías aspirar las luces del cielo con tus fosas tremendas, agudas, enormes mientras mirás de costado con tus ojos de mierda y te reís apenas, apenas te reís estirando apenas un lado de la boca, el lado de allá, para que no se vea que te reís apenas? ¿Podrías darnos un poco de aliento de tu cuerpo que no mira y que hace un gesto corto, invisible con la cabeza para decir que si o que no? Estás tan lejos, tan lejos y yo tan cerca, tan cerca de todo.