martin patricio barrios | blanco. Yamal, el fin del mundo - Page 116

Casi seguro soy el silencio de los que tienen voz, de los que pueden gritar y gritan, de los que pueden murmurar y murmuran, de los que cantan canciones de amor o de guerra y de olvido y de putas amadas en puertos o en estaciones de servicio. Soy el silencio de los que pueden hablar. El espacio entre letra hablada y letra hablada. Soy uno que mira, inútilmente, la tundra hermosa, hermosa y no dice nada, uno que entiende que si está acá, es para callar. Y no dará de hablar mi silencio, no dará canciones de marineros y tuberculosas de ojos como de cristal tallado que se aman en las profundidades de los cereales mal estibados. No es un silencio que dé de hablar. No espero nada. Ni siquiera eso, nada.