Hereditas 6

Hereditas Dirección de Patrimonio Mundial/inah enero / mayo de 2003 Casa Museo Luis Barragán, D.F. Foto: D.P.M. 6 EDITORIAL Nos despedimos. Con el número seis de Hereditas diremos adiós a nuestra primera etapa, pero empezaremos una nueva con nuevo diseño, nuevo formato, mayor extensión e impresa a color y una periodicidad más espaciada que nos permitirá ofrecer una publicación de más calidad. En esta primera época publicamos elementos para comprender el establecimiento y aplicación de la Convención de Patrimonio Mundial, se explicaron conceptos y se hicieron reflexiones en torno a los sitios inscritos en la Lista y la posibilidad de nuevas categorías. En cada número, una gama variada de actividades (programas de cooperación, seminarios, simposios y reuniones), cada una con un significado particular, mostraba la potencialidad de México en el panorama de la cooperación internacional. La propuesta de renovación se hace con la intención de ser coherentes con nuestros propios estándares: evolucionar, desarrollar la creatividad e incrementar el número de lectores. Por medio de artículos, reportajes o monografías, cada número mostrará la voz de las instituciones y agentes que están involucrados en la conservación del patrimonio, sus esfuerzos y visiones particulares. Parte fundamental de la labor de difusión de Hereditas, seguirá siendo actuar como panóptico de estas actividades en el panorama mundial. Tenemos muchas expectativas en esta reestructuración e invitamos a nuestros lectores y colaboradores a que nos acompañen y enriquezcan el naciente boletín con participaciones y sugerencias. En este número de transición destaca el texto de Edgar Tavares, quien reflexiona acerca de la trágica destrucción de patrimonio cultural en Iraq, resultado de un descomunal desplante de ignorancia y mofa en contra de esa ancestral cultura y de las del mundo entero. Al parecer, el adelanto tecnológico se traduce en un espectáculo de la progresión de la barbarie. El lector también encontrará el artículo de Luz de Lourdes Herbert, Gabriela Manzón y Martha Tapia, quienes informan sobre el criterio, técnica y adelantos de los trabajos de restauración de la pintura mural del Convento de Tetela del Volcán, Morelos, uno de los 14 ex conventos inscritos en la Lista de Patrimonio Mundial. El proyecto de restauración se realiza con recursos del Fondo de Patrimonio Mundial de unesco, y de la compañía EF Tours. A su vez, Bertha Peña hace un recuento de las experiencias en torno a la prevención de tráfico ilícito y una crónica del seminario en el que participaron el Comando Carabinieri, Interpol México e inah, a escasos meses de la 12a Reunión del Comité Intergubernamental para fomentar el retorno de los Bienes Culturales a sus países de origen o su restitución en caso de apropiación ilícita (25 al 28 de marzo). México asistió a la sesión como observador, con miras a ser electo miembro del Comité en el periodo que comienza en 2005. Entre los temas que se trataron resaltan las negociaciones con el Reino Unido y Alemania para el retorno de los mármoles del Partenón a Grecia y el retorno de la Esfinge Bogazköy a Turquía. Ambos casos siguen pendientes pues no se llegó a ningún acuerdo. El icomos mexicano creó hace un par de años el Premio Federico Sescosse como reconocimiento a las labores en pro de la conservación del patrimonio edificado, y esta vez se distinguió a Francisco Toledo en el marco del Día Mundial de los Monumentos (25 de abril), cuya celebración ahora fue dedicada al Patrimonio Cultural Subacuático. El auditorio Fray Bernardino de Sahagún se vio repleto de un público emocionado y expectante con la reacción del artista Toledo, quien recibió el premio con una inusual alegría y sin pronunciar palabra. Su silencio resultó más elocuente que cualquier discurso. El presidente de icomos, Ramón Bonfil, termina su mandato entre otros muchos aciertos con la instauración del Premio Sescosse, cuya entrega en esta ocasión resultó en verdad magnífica. Para degustar, el lector puede zambullirse dentro del texto que Pilar Luna pronunció aquel día. Finalmente, nos interesa resaltar el desarrollo del curso internacional sobre la Protección del Patrimonio Cultural en Caso de Desastres, ya que se realizó mediante una importante coordinación y colaboración entre diferentes áreas de inah con la participación de instancias externas, y con muy buenos resultados. Para la fase final del curso contamos con una página web, foros virtuales y diversos chat en un ejercicio inédito para el Instituto, el cual abre un campo de opciones por explorar. Viviana Kuri Haddad